Saturday, March 13, 2010

Entre Moisés y el paraíso: la esposa de Odiseo y la trágica vida de Ixión.

“Es un consuelo pensar en que nada se nos da, no conocemos nada en efecto.
De las cosas sabemos alguno o algunos de sus aspectos, los más falsos casi siempre.
Las mujeres, sobre todo, nunca se nos entregan, nunca nos dan más que una nube con su figura…”
Gilberto Owen (Novela como nube, 1928)


Siempre, entre este muro y las chicas que se besan al cuello, escribo sobre el tema del amor y sus derivaciones. No será la excepción esta vez. Lo siguiente es producto de un rencuentro no lejano a estos días y la lectura de Novela como nube de Gilberto Owen. Empezaré por decir que el tema del amor se me ha presentado, de alguna u otra manera, como un espejismo que nadie puede explicar concretamente o por descripciones tradicionales que ya sabemos. Regresaré a mis tiempos de cristiana, tendría algunos 15 o 16 años cuando sin querer leí el diario de la esposa de un pastor: entre notas sobre predicaciones, versículos bíblicos y recordatorios, encontré una página en donde se escribía una especie de relato que hacía alusión a su esposo; la escritura se sentía afligida, triste, derrotada, y concluía a manera de resignación: “Sí él ya no me quiere, basta con que me lo diga”. Había entendido yo, en ese tiempo, que Dios arreglaba los matrimonios con mucho amor, y era para siempre. Me sentí un poco triste de tal sentimiento ajeno, proseguí con mi vida, guardé el secreto, no entendía mucho que pasaba. Era sin embargo una desilusión, un sentimiento flotante.
A los 17 años, conocí a la esposa de Ulises, quien sería el primer amor platónico, el bonito, el tierno, el celoso, el soñador, el lejano. Ojos azules, fijos, seguros. Ojos que extraño. Tradición cristiana o mitología, tragedias de amor aquí y allá. Tragedias. Un preludio de Chopin suena. Recordar a la violinista. Ixión, a pesar de ser un fantoche, cayó bajo las garras de la nube de Hera. Hera, la hija de Cronos y la diosa del matrimonio, esposa de Zeus y gustadora de mortales. El rencuentro con la dueña de la fidelidad, me ha traído incontrolables pensamientos, sentimientos y recuerdos. Mientras aquella esposa de pastor, se lamentaba del amor para siempre; Penélope, tejiendo, esperaba veinte años a que regresara su marido de la guerra de Troya; Ixión por otra parte era engañado por el humo y Helena se convertía en la esposa de Paris. Eva se comió el fruto. El amor. El enamoramiento. No importa cómo se escriba ni quien lo escriba, representado o presentado, amor a medias, amor lejano, amor que duele, amor a ciegas, amor a fuerzas, amor involuntario, amor… El amor. Pasiva: pienso, repienso, decido, siento. Quisiera ser la leyenda que fragmentara la verdadera historia de Troya y que Odiseo no regresara, su prometida hace que la lengua se me duerma.

Monday, January 25, 2010

Nostalgia


Ese domingo se llamaba “tributo”. Déjame decirte un par de cosas que pasaron por mi mente antes de llegar a ese lugar. Claro, pensé e imaginé que podría encontrarte y fantaseé con la idea de que podrías ofrecerme raite y porqué no, besarnos, pero obvio, fue un sueño estático. También pensé que podría encontrarte por ahí y saludarte como si nada hubiese pasado, como si no hubiéramos sentido nada nunca. Pero si, fue solo mi imaginación, fue sólo una imagen, un deseo; lo que nunca pensé ni imaginé fue encontrarte ahí con la blusa que yo te regalé. Cuando te vi ahí, recordé lo que había pensado ese día cuando acepté la invitación de mis dos amigas. Claro está, no sabía que te aparecerías con tu actual amorío y menos que demostrarías cierto cariño, en público. Recordé también que lo que menos querías era estabilidad y ahora, a escasos meses, te encuentras de nuevo acompañada, qué contradictorio. Déjame hacerte un par de preguntas: ¿Era el público lo que te causaba conflicto o era mi estado político ante la sociedad? ¿Me querías? Todavía no me olvido de una de aquellas últimas frases que dijiste cuando estábamos sin saber en la despedida: “No voy a negar que si siento algo por ti pero ahorita lo que menos quiero es estabilidad”, hay amor mío, bella, hermosa, me gustabas tanto y me gustas, pero quisiera aprovechar este espacio, ya que me atrevo a escribirlo, para aclarar este punto de cuando dije que yo quería estabilidad, no quería que fueras mi novia, ni quería tener un título contigo de ningún tipo, nomás quería dejar de sentirme frustrada cuando estabas a mi lado y que exteriorizaras un par de sentimientos, y si, me culpo por haber usado palabras tan dramáticas pero me daban ganas de usarlas contigo y pasionalmente como buena romántica que soy, no pude detenerme, debía decirte que quería quererte, que quería llevarte a París. Ayer, que te vi, primero sentí gusto, después nostalgia. Te extraño. De vez en cuando no encuentro el espacio para hablar de ti y cuando tengo más tiempo me dan ganas de soñar que nos vamos a algún lugar en tren. También me da por pensar en que en ese momento podrías estar ahí y hago las cosas como te gustaban y te consiento en tu ausencia. Me gusta jugar con la idea de que algún día te prepararé cerveza con limón y dejarás que acaricie tu mano para que puedas consumar el sueño; fantaseo con apagar todos los focos y quedar en esa oscuridad que nos definía cuando queríamos estar solas. No necesitábamos a nadie. Ayer que te vi, decidí que es tiempo de partir, tiempo de que te vayas, tiempo de que te olvide y me olvides; me entretengo buscando tu ausencia en el olvido.

Tuesday, January 12, 2010

Asuntos inconclusos: de cuanto pienso y no digo lo que pienso.


Hace algunos días me disputaba entre confesiones y enamoramientos, pero oh sorpresa!!!!, me di cuenta de que el mundo acabaría el 2012 según los mayas y bueno, mejor me puse a hacer otra cosa. Para esto pensé en que debía de aclarar algunos asuntos de mis pensamientos, algunas cosas que nunca digo cuando debo decirlas, así que, las pondré por frases, tal vez incompletas, soy una dramática e hipócrita:
  • Y a ti R, cómo te gustan? Pues la verdad tengo una fijación por las morenas, extrañamente así es y es un gusto que incrementa con el paso del tiempo. (esa es la respuesta que debería de haber dado pero no la di por quedar bien)
  • Te gustan las maruchan? Si, y qué? Es el mejor invento del siglo XX para los estudi-hambres, y es más, cuando como, me gusta comerme dos. (debería de haber contestado eso pero me da pena decir que me gustan las maruchan).
  • Siempre que veo a mi último amorío en el msn la quiero saludar y no la saludo, en verdad, he llegado a pensar que todo mundo es maleducado, esa es mi justificación ante las bateadas que me dan. (este pensamiento es verdad aunque con mucho más drama).
  • Es verdad, realmente me siento enfadada de las redes sociales, me afectan emocionalmente. (siempre digo que el facebook y el msn me valen pero nel, he tenido que hacer algunos movimientos extraños para no sentirme afectada, digamos, reacciones extremas y repentinas).
  • Por cierto el mje que me mandaste en Navidad, para mi, fue un pretexto, no te creo nada de tu sueño, es verdad, te extraño, ni hablar, sigo fantaseando. (eso debí contestarte, ya sabes que pasó).
  • Me caes mal cuando hablas de dinero, deja de quejarte. (:P).
  • Que si quiero una novia para este año? Claro, es mi deseo. (respuesta verdadera, aunque siempre ando diciendo por ahí que no quiero nada serio, pero si quiero).
  • Ni al caso esa morra, ni me gusta, es una maleducada, siempre me cancela o posterga nuestros encuentros, cómo se hace del rogar! (pero así me gusta y si un día me pela ahí voy a estar aunque sea vieja pendeja).
  • Y tu, deja de chingar con lo que no te incube, búscate una vida o vete del país, eres patético!

Luego que me acuerde de otras, las pongo.